Simón Díaz. El salvador de la tonada.

Déjame que te cante Venezuela/ desde el Ávila precioso de Caracas quiero llegar a ti/ de tus techos rojos/ de tener los antojos de adorarte/En la mañana el Sol/ saluda al Oriente/ Y pasa su calor al Litoral/ En la tarde un azul crepuscular /y se apaga su luz en el zulia/ Así como tu Sol es tuyo eternamente/ es tuya mi canción eternamente/ y si quiere mi voz un día marcharse/ que no me quite Dios poder cantarte/ Déjame que te cante Venezuela”  Estrofa de Déjame que te cante Venezuela autor Simón Díaz.

Simon3

Desde tiempos remotos, el hombre ha acompañado la jornada con cantos de trabajo. Los esclavos africanos en toda América, marcaban el ritmo de la recogida de algodón y tabaco con cantos de cosecha. Los cantos de trabajo servían para aliviar el esfuerzo y dejar llevar la monotonía de la labor repetitiva. Cuando la actividad es solitaria el canto adquiere  una connotación más personal y cuando se viaja lejos sirve para acompañar la lontananza. En Venezuela existen variedad de cantos de labor conocidos por el tipo de oficio. Están los cantos de arreo, que usan los cabestreros en la sabana para conducir el ganado, los cantos de recolección de café, que se escuchaban en las haciendas de Caracas, Aragua, y especialmente los Andes donde hombres y mujeres intercambian un galante contrapunteo. En las moliendas de azúcar, a fuerza de halado de buey, se acostumbraban los cantos de trapiche para animar el recorrido circular de la bestia. Los cantos de pilón, eran canal por donde se recitaban los chismes y las penas del pueblo al ritmo del pilado del maíz. Los cantos de lavandera, se escuchaban en las riberas del río San Javier en Yaracuy. Finalmente está el canto de ordeño, para tranquilizar a las vacas durante la faena y también sirve para avisar al becerrero el nombre del animal que tocaba ordenar.  Gran parte de estos géneros musicales han sido recogidos  por variedad de músicos venezolanos como Guillermina Ramírez, Soledad Bravo y Morela Muñoz, etc. Entre todos los músicos destaca Simón Díaz por la relevancia que le dio a la tonada, de quien se dice la rescató del olvido. La tonada es un ritmo monódico de notas largas que acompañan a diversas faenas como el ordeño, la labranza, el arreo, la caza, la pesca, la trilla, la molienda de maíz, la cosecha y el descanso del hombre del campo.

Pilon
Cantos de pilón

Resulta fácil y a la vez difícil escribir sobre Simón Díaz, o el Tío Simón como toda Venezuela le conoció. Por un lado, probablemente tengas su voz en tu  memoria musical porque de seguro sus canciones han sonado en alguna reunión familiar, o en el carro cuando vas de viaje, sobre todo en navidad. La internet está repleta de su obra y de interpretaciones de su música. Por otro lado, la figura del Tío Simón es un carácter tan  familiar que es posible afirmar, que cada venezolano que conoció su obra en vida, te podría hacer reseña biográfica sin mucho problema. Para los citadinos, el Tío Simón fue un vaso comunicante o ventana a los paisajes, las costumbres y la geografía del campo venezolano, y para la gente del campo, la obra del Tío Simón fue una luz que despertaba la memoria y el orgullo por la tierra. Fue por la música del Tío Simón, que tuve curiosidad de reconocer el olor de mastranto, o diferenciar el canto de la paraulata con el del cristofué, o aprender a reconocer la garza mora, al guamachito, y el  carutal , cuando me tocó andar por el monte. Por el mismo Tío Simón, aprendí a ver con otros ojos a los loquitos de pueblo escuchando al loco Juan Carabina y a la luna de Margarita también.

Simon1
El becerrito, una de las tonadas mas conocidas del Tío Simón

Simón Narciso Díaz Márquez, nació en un pueblito del estado aragua, llamado Barbacoas. Su padre murió cuando Simón tenía apenas 12 años, no sin antes haberlo animado a aprender a tocar cuatro y componer canciones. A esa edad,  se convirtió en cabeza de familia ayudando a su madre a vender dulces y empanadas. Trabajó como atrilero, que es la persona que se encarga de acomodar sillas y ubicar los instrumentos de la orquesta. El Tío Simón, a modo de chiste, cuenta que fue él quien inventó las frase “probando, probando, 1, 2,3”. A los 20 años se fue a Caracas y trabajó como cobrador , mientras tomaba clases de piano y estudiaba música bajo la tutela del maestro Vicente Emilio Sojo en la Escuela Superior de Música. Después de 6 años de estudios, comienza una larga carrera en el espectáculo con programas de radio, televisión y cine.

Desde la década de los cincuenta, Simón Díaz se dio a la tarea de recuperar la tonada. Según contaba  él mismo, el proceso de mecanización de las tareas de ordeños estaba causando que la tradición se perdiera, y aunque existían otros artistas que interpretaban tonadas, el Tío Simón sintió la necesidad de recuperarla, fortalecerla  y darle su espacio en el amplio abanico de géneros de la música tradicional venezolana. Durante los años 60, 70 y medianos de los 80, en una Venezuela en pleno boom petrolero, la música tradicional venezolana parecía estar siendo desplazada por la influencia de la cultura pop en todos sus variaciones. La escuela hacía bien su parte, no recuerdo un acto cultural de primaria donde no se interpretara un “Pájaro Guarandol” o un “Sebucán”, sin embargo, después de la escuela, las tareas y la merienda, venía la televisión y la radio,  y querámoslo o no, tal como el internet hoy en día, ocupaba la atención de muchos jóvenes, tanto así, que poco a poco se fueron dejando las tradiciones como cosas de la escuela o a programas especiales de radio y TV. El Tío Simón, como muchos otros artistas del folklore venezolano, puso su grano de arena para que no olvidemos las raíces de la música tradicional .

Simon4
Cantos de ordeño

En los años 70 y 80, produjo varios programa infantiles, el más conocido como “Contesta por Tío Simón”,  donde inteligentemente además de transmitir los valores culturales venezolanos a la audiencia infantil, ayudó a la formación o sirvió de inspiración a  la generación de relevo de la música tradicional venezolana. Una de las partes del programa que a mi más me gustaba, era la sección “Muchacho dame esa china”, donde intercambiaba las chinas (también conocidas como hondas) por versos y juguetes. Una forma muy creativa de ayudar a salvar las aves venezolanas, principales víctimas de tan funesto artefacto.

El Tío Simón tenía grandes habilidades con el contrapunteo, que en esencia es una batalla lírica entre dos cantantes, similar a las batallas que se dan en rap. De un contrapunteo tomó la inspiración para componer Caballo Viejo, que estoy seguro haz escuchado en tu casa más de una vez.  Caballo Viejo es una obra de carácter global que ha sido interpretada por grandes figuras y se ha grabado alrededor de 300 versiones en distintos géneros y se ha interpretado en doce idiomas.

TioSimon2
Parte del equipo infantil de Contestas por Tío Simón

Simón Díaz fue invitado cantar sus tonadas en el  cielo, inmortalizando la música tradicional venezolana un 19 de febrero de 2014. Del Tío Simón me quedan las melodías, que le tomé prestadas para arrullar a mis hijos (y probablemente arrullaré a mis nietos) y las melodías mañaneras que a veces me acompañan en el diario conmutar a la oficina. En los tiempos modernos, se ha perdido el uso de cantos de labor, aunque es muy común ver a la gente acompañada con audífonos a la espera del bus, durante el viaje en el metro, el almuerzo o el repetitivo golpeteo de las teclas del computador, ahora lo llamamos soundtrack personal. Así vamos llevando el día!.

Bettsimar Díaz,  hija del Tío Simón, se ha dado a la tarea de divulgar el legado de su padre, produciendo un micro llamado “Todo sobre mi padre”, que resume los aspectos más poéticos y cuenta curiosidades de la herencia artística de su padre. Personalmente, espero que persista en ese tipo de proyecto, produciendo cuentos infantiles y plasme una bibliografía para disfrute de las nuevas generaciones.

Del Tío Simón, es necesario recordar su humildad, generosidad, candidez, su amor a los niños y a Venezuela, su sentido del humor tan criollo, y la memorias de las bellezas del campo venezolano en su obra musical.

Algunos enlaces que pueden servir para que alimentes tu curiosidad:

Simón Díaz: Hecho al golpe del propio esfuerzo

Tío Simón, siempre en la memoria

Todos contestan por tío simón

La pena del Becerrero

El pentagrama de Simón

Tío Simón Simón en Video

Bibliografía

SIMÓN: El Musical. Trabajo de grado UCAB. María Mercedes Acevedo Ros, María de Lourdes Mejías Sandoval. 2013

“Copyright (c) Francisco Alcalá – All Rights Reserved.”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s