La Generación del 28. El despertar de la democracia.

Prefacio.

En esta entrada intencionalmente deje por fuera, hasta donde fue posible,  los nombres de los protagonistas de la historia. Existen dos razones para esta deliberada omisión, la primera es que me gustaría reservar el espacio para reflexionar por separado sobre cada participante, del cual sea posible encontrar información, a fin de darle a cada uno el puesto que se merece. Lamentablemente no existe un registro histórico  completo de todos los participantes, lo que hará el trabajo un poco más difícil, pero prometo hacer la tarea lo mejor posible. La segunda y principal razón es la necesidad de resaltar la idea de que los principios democráticos  que valoramos como individuos, no tienen sentido si no se manifiestan en la acción social y colectiva. Así que esta historia no se trata del heroísmo de un hombre, sino del despertar de una sociedad que comenzó con la acción  heroica de un grupo de jóvenes que deseaban acabar con una tiranía.

“La Universidad se limitó a juntarnos y luego la cárcel y el exilio se encargarían de modelarnos. Somos la última y, acaso por sus rasgos, la más acusada generación de autodidactas que haya existido en Venezuela.” Juan Oropesa, ensayista, historiador, novelista, diplomático.

G28
Una de las pocas fotos que muestra  algunos de los estudiantes de la generación del 28

Un viejo profesor de historia en el liceo afirmaba que Venezuela entró al siglo 20 un 17 de diciembre del 1935, el día de la muerte de Juan Vicente Gómez. Esta es una opinión que interpreta un hecho histórico, como un hito que marca el comienzo de una nueva fase en la vida política del país.  Juan Vicente Gómez, gobernó a Venezuela como una hacienda desde 1908, después de suceder a su compadre, Cipriano Castro quien fue el caudillo que dirigió la nación desde 1899. Juan Vicente Gómez, actuado como Vicepresidente, asumió el control político del país, mientras Castro viaja a Alemania a realizarse un procedimiento quirúrgico urgente, para luego dar un golpe de estado en diciembre de 1908, dominando  los destinos de una Venezuela rural, apoyado estratégicamente sobre alianzas con caudillos, modificaciones a la medida de la constitución, y los beneficios de la naciente industria petrolera , que le permitieron formar una estructura de poder consolidada y el fortalecimiento de una fuerza militar que logró acabar con la larga gesta de montoneras y alzamientos que dominaron a Venezuela durante el siglo diecinueve y por lo cual Juan Vicente Gómez es reconocido, por muchos historiadores, como el pacificador.  Esta pacificación también fue lograda a cuestas de la sangre, sufrimiento, cárcel y tortura de todo el que levantara una voz disidente contra la autoridad o el Benemérito como se hacía llamar el dictador.

Puerto Cabello
Castillo de Puerto cabello una de las cárceles emblemáticas de la época gomecistas

Era el comienzo del siglo 20 cuando Venezuela se sostenía sobre la base de  una economía agrícola feudal, mientras Gómez y la clase dominante mostraban poco  interés en el progreso y en la conformación de un estado realmente democrático. Durante los primeros veinte años de dominio gomecistas, se formó una generación de jóvenes, con limitada formación ideológica y política, que protagonizó una gesta sin precedentes en la historia política de Venezuela.

En el año  1927 un grupo de jóvenes estudiantes obtuvo permiso de las autoridades para la  reorganización de la Federación de Estudiantes de Venezuela (FEV) de la universidad central de Venezuela. La universidad Central estuvo cerrada desde 1912 hasta 1923 debido a protestas estudiantiles. La federación de estudiantes  se estableció con el objetivo de prestar facilidades a sus compañeros que venían  de la provincia y realizar eventos culturales que poco a pocos se transformaron en espacios para el debate de la política nacional. De esas tertulias culturales aderezadas con conversaciones políticas, se derivó la organización  de algunas actividades culturales  para  la conmemoración de la batalla de la Victoria, que enmarcaba los festejos de la semana del estudiante y las fiestas del carnaval a realizarse el 6 de Febrero de 1928.  Ese día. los estudiantes manifestaron su descontento  por la falta de libertades y en contra la dictadura de Gómez, con una serie de discursos y protestas, al son del coro “¡Y Ajá! ¡Y Ajá! ¡Y Sacalapatalajá! “,  “¡Y Ajá!” aludía a una muletilla o interjección que usaba Gómez en su modo de hablar, y  “ ¡Y ¡Sacalapatalajá!” era aparentemente una burla por la cojera del tirano y al mismo tiempo una alegoría al hundimiento del país en  el fango de la tiranía.   

Cuatro bachilleres fueron apresados en la cárcel de la Rotunda en Caracas, bajo los cargos de subversión, hecho que motivó a la federación de estudiantes a dirigir un telegrama a Juan Vicente Gómez solicitando la liberación de sus compañeros, y en muestra de  abierto desafío se  desplazaron  por Caracas vistiendo boinas azules con el logo de la FEV. El dictador indignado ordenó la detención de 220 estudiantes universitarios y de bachillerato,  que fueron enviados a la prisión del Castillo de Puerto Cabello. Este gesto de valentía generó una reacción de apoyo espontáneo en la sociedad venezolana concentrada en Caracas y en algunas ciudades del interior del país, causando el cierre de comercios y la huelga de los empleados de tranvías, provocando manifestaciones, barricadas y enfrentamientos con el ejército y la policía. Estos hechos  provocaron la liberación de los estudiantes a once días de su aprehensión, siendo el retorno de los estudiantes celebrado por la sociedad de forma apoteósica.

Poco se discute en toda su medida sobre el nivel de valentía que implicaba el hecho de entregarse voluntariamente a autoridades, a sabiendas de ser encerrados en las mazmorras controladas por carceleros de Gómez.  A los hombres que eran apresados por motivos políticos se le colgaban  grillos  y pernos de acero en los pies, estos grilletes  se ajustaban a  los tobillos de los prisioneros inmovilizándolos y  causando úlceras en la piel.  A los que intentaban escapar o cometían  faltas graves, se les castigaba con  latigazos. También se comenta, que era común introducir veneno en los alimentos y vidrio molido en las bebidas de alguno reos. Fue una época muy oscura  y todo aquel que se opusiera al régimen era asesinado, encarcelado o desaparecido. Los métodos de tortura eran nefastos pues  se concentraban en acabar con la dignidad del individuo.  Muchos de los presos eran enviados a cumplir con trabajos forzados en la construcción de la carretera transandina, que aún sigue en funcionamiento. ​

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Este amanecer en la conciencia democrática, puso a  estos estudiantes en contacto con otros opositores al régimen , a partir de donde se  organizaron la insurrección del 7 de abril de 1928, las protestas de octubre del mismo año y que se extendieron hasta 1929, con el asalto a Curazao y la expedición del Falke , causando el retorno a la cárcel, tortura y trabajos forzados y el exilio o muerte a una cantidad importante de los participantes. Este germen de libertad permaneció aparentemente dormido hasta 1936. La cárcel y el exilio fungió como ente catalizador y fertilizante   que contribuyó con la formación política e ideológica de los estudiantes, decantando con el tiempo hacia los gremios obreros y campesinos y promoviendo la formación de las primeros organizaciones políticas, sindicalistas y organizaciones de lucha política, que hicieron vida en los nacientes movimientos pro democráticos que resaltaron en 1936, 1945 y 1958.

Muchos intelectuales, coinciden en resaltar los aportes positivos de la generación del 28, en el ámbito político, artístico, literario, social, económico y en campo de la medicina,  tanto de la diáspora que retornó del exilio, como de los estudiantes y trabajadores que fueron liberados de las mazmorras de la tiranía, quienes brindaron un aporte vital a la consolidación de los movimientos políticos  que llevaron a Venezuela al periodo democrático  que comenzó después de la caída de Marcos Pérez Jiménez.

Carretera
Trabajos forzados en la construcción de carreteras durante la época gomecista

La contribución de la generación del 28 al desarrollo del país, fue lograda  poco a poco a pulso y no de modo fácil, e independientemente de que muchos de esos estudiantes del 28, como ciudadanos políticamente activos, estuvieron en lados opuesto del espectro ideológico y partidistas. Así lo manifestaron alguno de sus miembros en una contribución colectiva al prólogo de la novela “Fiebre” escrita por Miguel Otero Silva en su edición de 1977, quien escribió un relato que se circunscribe sobre los eventos desde 1928 a 1936 y que él mismo denominó “Nuestra pequeña historia”.

Personalmente opino,  que lo mejor de los aportes de la generación del 28 se reflejó en la constitución de 1961,  primera constitución realmente democrática de Venezuela, y en cuyo contenido se recogen muchas de las aspiraciones y sufrimientos vividos bajo el yugo de una larga cadena de dictaduras  en Venezuela, y de la cual me gustaría resaltar algunos artículos  recordando  fragmentos de la novela Fiebre de Miguel Otero Silva.

Art. 66. Todos tienen el derecho de expresar su pensamiento de viva voz o por escrito y de hacer uso para ello de cualquier medio de difusión, sin que pueda establecerse censura previa.

Me lamento de la censura que requisa nuestras librerías, decomisa nuestra correspondencia, acorrala nuestro pensamiento”

Art. 67. Todos tienen el derecho de representar o dirigir peticiones ante cualquier entidad o funcionario público, sobre los asuntos que sean de la competencia de éstos y a obtener oportuna respuesta

“Nosotros no hicimos sino el acto muy sencillo de escribir una carta pidiendo la libertad de nuestros compañeros presos. Pero a Gómez no le gustaba que le escribieran cartas y nos metió a la cárcel e incluso nos metió en la historia.”

Art. 71.. Todos tienen el derecho de reunirse, pública o privadamente, sin permiso previo, con fines lícitos y sin armas. Las reuniones en lugares públicos se regirán por la ley.

“—Al pintor –continúa– le pusieron la mano porque en su estudio se celebraban reuniones conspirativas circundadas de caballetes, lienzos a medio manchar y modelos en cueros.”

Art. 92. Los trabajadores tienen el derecho de huelga, dentro de las condiciones que fije la ley.

“¿Por qué se han eternizado, ahí en el gobierno, Gómez y su cuadrilla de asesinos? Porque saben que el gobierno es el mejor botín para aventureros y ladrones como ellos, y porque les garantizan a los poderosos la manera de robar; porque les regalan el petróleo a los americanos y a los ingleses para que los americanos y los ingleses exploten ese petróleo y apoyen a quien se los regala; porque les entregan a los hacendados los peones amarrados y no permiten protestas y no permiten huelgas.”

Art. 60.  Nadie podrá ser incomunicado ni sometido a tortura o a otros procedimientos que causen sufrimiento físico o moral. Es punible todo atropello físico o moral inferido a persona sometida a restricciones de su libertad.

“El capitán carajea a los soldados porque no pegan tan recio como él desea. Raquíticos de mierda, les dice. La sombra de Rito Luna se retuerce en la pared que miro. Ya no grita como antes pero, mezclados con la música, llegan gemidos roncos. Después el quejido se va aniñando, apagándose y al final se oye sólo el chasquido del látigo, los pasos de los soldados y la cuenta del capitán, 125, 126. Rito Luna es un borrón inmóvil. Le han dado vuelta para destrozarle la otra nalga y su sombra engendra ángulos nuevos en la pared de bahareque.”

Desconozco quien  fue o cuando murió el último de los protagonistas de los eventos de 1928. En la literatura se habla de  252 Jóvenes entre 20 y 30 años. El ensayo “La generación Venezolana de 1928 (Estudio sobre una Élite Política)”  hace un buen recuento de quienes fueron algunos de los principales protagonistas de la Generación del 28 .  Es una lástima que no existan mas monumentos en conmemoración  a la  generación del 28, mas allá del existente en la Universidad central de Venezuela, o que no se celebre el 6 de febrero como una fecha importante para la nación. Personalmente pienso, que el 6 de Febrero de 1928 es para la democracia , lo que fue el 19 de abril de 1811 para la independencia. Un grito precursor que despertó los deseos de vivir en libertad plena, justicia e igualdad de oportunidades, que yacían dormidos en la conciencia cívica del venezolano.

MonumentoG28
Monumento a los caídos de la generación del 28 de “Ernest Maragall”. Ciudad Universitaria de Caracas

De la generación del 28 es necesario valorar la entereza, valentía y dignidad en la lucha por los principios democráticos, el sentimiento de responsabilidad colectiva para enfrentar las adversidades impuesta por la dictadura y  la voluntad de trabajar en unidad  para la construcción de una democracias más allá de las diferencias políticas e ideológicas.

El calendario indica que estamos en el siglo veintiuno, y a pesar de todos los avances de la ciencia, la tecnología y los progresos sociales del planeta, parece que Venezuela todavía residiera  en la primera mitad del siglo veinte. Solo queda la esperanza cierta, del pronto despertar de una generación de valientes  y así  ver resurgir de nuevo al país a la luz de una nueva y perdurable democracia.

Algunos enlaces que pueden servir para que alimentes tu curiosidad:

Los estudiantes del 28

El camino inesperado de 1928

Nacimiento y escisión del movimiento popular en Venezuela (1928-1940)

En  Video

 

Bibliografía

María de Lourdes Acedo de Sucre,  La generación Venezolana de 1928 (Estudio sobre una Élite Política), Segunda edición 1994, Ediciones Ariel.

Miguel Otero Silva, Fiebre, Primera Edición Digital ,ABC Ediciones  y Comunicaciones S.A, 2016

Manuel Caballero, Historia De Los Venezolanos Siglo XX, Editorial Alfa 2010.

John D. Martz, Venezuela’s “Generation of ’28”: The Genesis of Political Democracy,  Journal of Inter-American Studies Vol. 6, No. 1 (Jan., 1964).

“Copyright (c) Francisco Alcalá – All Rights Reserved.”

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s